• Ya sabes de sobra que cuando lanzas un ataque, infliges daño al enemigo. Pero ¿sabes cómo se calcula ese daño?

  • ¡Lo sé, lo sé! Un arma fuerte hace mucho daño y un arma débil, poco daño, ¿a que sí? ¿A que he acertado?

  • ¡Sí! ¡Y a la primera! ¡Estás que lo bordas!

  • ¡Ja, ja! Venga, Anna, que me vas a sacar los colores.

  • Lo cierto es que es un poco más complejo.

  • Vamos a aprender cómo se calcula el daño, ¿te parece?

Cómo se calcula el daño

El daño infligido a los enemigos se calcula multiplicando el Ata del atacante por su Efi (eficacia) y su afinidad en el triángulo de las armas, y restando a ese resultado la Def o la Res del enemigo y los efectos del terreno defensivo.

[(Ata) x (Efi) x (Afinidad)] – (Def o Res del enemigo) – (Efecto del terreno) = Daño

Nota: Los decimales se eliminan en cada fase del cálculo.

Efectos del terreno defensivo

Mientras están en terreno defensivo, los aliados reciben una bonificación de reducción de daño equivalente al 30 % de su Def o su Res. Los enemigos también pueden recibir esta bonificación, por lo que no debes olvidarte de asegurar tu terreno defensivo para que no lo puedan usar a su favor.

Ejemplo de cálculo del daño

Pongamos que Lyn: Noble del viento (verde/arco/eficaz contra unidades aéreas) con Ata 45 ataca a un jinete alado lanza (azul/lanza/aéreo) con Def 30 en un terreno defensivo. Aplicando la fórmula de abajo, el daño sería 41.

[45 (Ata) x 1,5 (Efi) x 1,2 (Afinidad)] – 30 (Def enemigo) – 9 (Efecto terreno) = 41 (Daño)

Nota: Los decimales se eliminan en cada fase del cálculo.