• Todos sabemos que cuando atacas a un enemigo, le haces daño. ¿Pero sabes cómo se determina la cantidad de daño que causas?

  • ¡Yo sí sé! Causas más daño con armas poderosas, y menos daño con armas menos potentes… ¿cierto? ¿Le atiné?

  • Vaya, no tardaste ni poquito en responder… Andas en plena forma hoy.

  • ¡Ja! Por favor, Anna, me haces sonrojar.

  • Pero hay otros factores que también afectan.

  • Tomemos esta oportunidad para ver cómo se calcula la cantidad de daño infligido, ¿de acuerdo?

Fundamentos del cálculo de daño

El daño infligido a enemigos se determina multiplicando primero los atributos de ataque (Atq.), eficacia (Efi.) y la ventaja o desventaja en el triángulo de armas (TA) de quien ataca. Luego, de este resultado se resta la cantidad de Def. o Res. del enemigo, al igual que cualquier efecto de terreno defensivo.

([Atq.] x [Efi.] x [TA]) – (Def. o Res. del enemigo) – (Efecto de terreno) = Daño

Nota: se omiten los decimales en cada paso del cálculo.

Efectos del terreno defensivo

Al ocupar terreno defensivo, los aliados recibirán una bonificación de reducción de daño equivalente al 30 % de su Def. o Res. Los enemigos también pueden aprovechar esta bonificación, así que asegúrate de tomar control sobre el terreno defensivo para quitarles la ventaja.

Ejemplo de cálculo de daño

Supongamos que Lyn, Noble del viento (de tipo verde/con arco/eficaz contra unidades aéreas) con Atq. de 45 ataca a un jinete alado lanza (de tipo azul/con lanza/unidad aérea) que tenga Def. de 30 en terreno defensivo. Según el siguiente cálculo, el daño infligido será de 41.

(45 [Atq.] x 1.5 [Efi.] x 1.2 [ventaja en TA]) – 30 [Def. del enemigo] – 9 [Efecto de terreno] = 41 (Daño)

Nota: se omiten los decimales en cada paso del cálculo.